El señor de la madrugada

El Señor de la Madrugá barbateña no se queda sin salir, pero regresa rápido a San Paulino
No pudo ser. Cuando ya el cortejo ya enfilaba la avenida de la Mar, una leve, pero intensa tromba de agua sorprendió a la Cofradía de Penitencia del Cristo del Amor y María Santísima de la Paz. De una forma casi heroica, los hermanos cargaores introdujeron el paso en cuestión de segundos y el misterio, aunque mojado, pudo resguardarse en San Paulino. Se intentó, pero no pudo ser.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Una aproximación a dos formas de entender la carga en Barbate

El curioso relato de JJ Benítez sobre la Virgen de Fátima de Barbate