El señor de la madrugada

El Señor de la Madrugá barbateña no se queda sin salir, pero regresa rápido a San Paulino
No pudo ser. Cuando ya el cortejo ya enfilaba la avenida de la Mar, una leve, pero intensa tromba de agua sorprendió a la Cofradía de Penitencia del Cristo del Amor y María Santísima de la Paz. De una forma casi heroica, los hermanos cargaores introdujeron el paso en cuestión de segundos y el misterio, aunque mojado, pudo resguardarse en San Paulino. Se intentó, pero no pudo ser.

Comentarios

Entradas populares de este blog

El curioso relato de JJ Benítez sobre la Virgen de Fátima de Barbate

La historia de un caminante hacia su centenario