Amor 2012

Otra Madrugá huérfanos de Amor y Paz 
Por Luis Rossi 
Noche atípica. Parecía que el cielo podría dar una tregua. Todo preparado. Reuniones y consultas varias a los partes meteorológicos y el cortejo para salir. En la calle, a las dos de la madrugada, una cantidad de personas esperando para ver el imponente Cristo del Amor y la no menos impactante Señora de la Paz. 

Ansiosos después de ver su divina presencia en la Magna Mariana con motivo del Patronazgo de la Virgen del Carmen. De volver a observarla, y de recordar que el año pasado no fue la mejor decisión salir a la calle, menos cuando esa tromba de agua sacudió aquella madrugada ingrata. 



Entonces, las puertas de San Paulino se abrieron y, como un aviso, una llovizna cayó sobre la cruz de guía y los primeros penitentes en salir. Suficiente. Lo del año pasado no se podía repetir. Una escueta reunión fue unánime para esperar media hora y tener que tomar una dura, pero necesaria decisión: no salir. 

Y así fue Pudo más la cabeza que el corazón. A pesar de toda la gente que esperaba, las puertas sólo se abrieron para ver una rápida levantá y rogar porque el año pase pronto. El pueblo, que todavía esperaba impaciente a las puertas del templo, veía como el imponente Cristo se quedaba, este sí, en casa.  






Comentarios

Entradas populares de este blog

El curioso relato de JJ Benítez sobre la Virgen de Fátima de Barbate

La historia de un caminante hacia su centenario