Crónica Jueves Santo 2014

Ardero, Dolorosa y San Juan
El Ardero echa el ancla con la Madre de los siete puñales
Fotos y texto: Luis Rossi

La tarde caía y el Cristo de los marineros asomaba por el dintel de San Paulino. Fieles, devotos y curiosos agolpados en las faldas del parque de la Inmaculada para ver un año más a la Dolorosa y su Hijo, acompañados de un siempre fiel San Juan. Antes de esto, entre los actos previos se realizó, entre otras cuestiones, la primera levantá del paso de palio por parte de uno de los hermanos más longevos de la hermandad, con más de 60 años de antigüedad. A partir de ahí, la tarde vio caer la figura de una nazareno, encorvado, sufriendo con una pesada cruz a cuesta, camino del Calvario. En este caso, camino de su encuentro anual con el pueblo. Y no fue mal el asunto.


Una de las más bellas imágenes que nos deja el hecho de tener una Semana Santa a mediados de abril, es la acuarela de colores cayendo la tarde con el Ardero en primer plano. Los faroles y la cruz de guía han sido restauradas, notándose más en ésta última, resaltando los canteados y el escudo de la corporación nazarena. 

La salida bien llevada por los costaleros de Chiclana de ‘La Ilusión’, no lo fue tanto en la recogida, único lunar de una buena cuadrilla. Sones de ‘La Saeta’ para arrancar la salida por las calles de la mano una vez más de la incombustible Banda de Música de Barbate que, aun con menos componentes (algunos se fueron a Zahara de los Atunes), sigue sonando de maravilla. Para la Dolorosa y San Juan, ‘Madre del Ardero’ y ‘Amanecer en Triana’, sabia elección.

El recorrido se desarrolló según lo previsto, destacando las dos petaladas a la Virgen de los Dolores y su paso por Tribuna sonando ‘La Virgen de Sevilla’ y ‘Callejuela de la O’. Antes del encuentro de los titulares, resaltar el cambio de itinerario, salvando la avenida del Mar y cogiendo por la paralela calle Ancha, donde la oscuridad le dio mayor solemnidad a un Ardero acompañado por el trío de capilla Stabat Mater. Un sonido al que ya se ha acostumbrado la gente, pero que se sigue echando el falta las cornetas y los tambores para el decano de la Semana Santa barbateña.

Volviendo a la recogida, destacar la cantidad de personas, aunque algo descontroladas, que se dieron cita para ver al Señor del Jueves Santo y su Madre. Y no defraudaron, ‘Macarena’ y ‘Caridad del Guadalquivir’ para un gran esfuerzo de los costaleros chiclaneros que hicieron las delicias de los asistentes. Aplausos y cancela de San Paulino que se cerraba algo más tarde de la hora prevista para clausurar un Jueves Santo espléndido y con la mirada puesta en un nuevo año por delante para volver a ver al patrón de los marineros navegar por aguas barbateñas.  










Comentarios

Entradas populares de este blog

El curioso relato de JJ Benítez sobre la Virgen de Fátima de Barbate

Fernando Corrales pregonará al Cargador

Cuadrilla de Costaleros de la Oración en el Huerto