Y habló la voz del cargaor...

Luis Rossi

Con olor a incienso, esparto y emoción, el cargaor soñó con la noche del Lunes Santo en un Salón Multiusos lleno de gente el pasado sábado. Y no fue una noche cualquiera. Pedro Cala se encargó de abrir el acto y ceder la palabra a Rosario Picazo, hermana mayor del Amor y que el pasado año trazó un texto lleno de pasión. Con una plegaria al Ecce Homo y a la Salud, Picazo presentó a Fernando Corrales, un orador neófito que para demostró esa condición. El pregón estuvo cargado de momentos.


Corrales trazó sus experiencias, la de un cargaor cualquiera, desde que se faja, haciéndolo antes de comenzar la oratoria, hasta que cansado le cede el testigo a su hijo, imaginando sobre el escenario una bella estampa paterno-filial.

Otra curiosidad llegó cuando el cargaor se mete debajo el paso y la oscuridad llega, al amparo de una velas. Fernando Corrales, que además de ser tesorero de la Hermandad del Ardero, lleva la ‘voz’ en el interior del paso, tuvo recuerdos para sus compañeros, quienes estuvieron arropando en todo momento al barbateño. Un pregonero que alzó la voz con fuerza dejando sobradas credenciales para, más pronto que tarde, volver a subirse a un atril como vocero. 

Antes de cerrar el acto con la entrega de los recuerdos y merecidos obsequios por parte de Felipe Gomar, la Asociación de Cargaores del Ecce Homo (ACHE) quiso tener un detalle con su capataz más longevo, uno de los primero integrantes de aquella primigenia cuadrilla que saliera por vez primera el Lunes Santo de 2001, Juan Manuel Revuelta. En ese momento, un cargador entregó un martillo al capata, mietras Diego Muñoz, también capataz de la Salud leía unas palabras.









Comentarios

Entradas populares de este blog

Las Cruces de Mayo llenan de colorido el Casco Antiguo

Detalle por el pequeño Gabriel en la procesión de Cristo Rey

La Fátima deja su barriada para rendirle culto en San José