Torrijas tradicionales, bajas en calorías, sin gluten, sin huevo y/o sin lactosa

Por estas fechas es muy habitual ver platos o postres que tienen cierta vinculación con el mundo cofrade. En Barbate, por ejemplo, es el caso de las torrijas. Aunque la base suele ser la misma, pan y leche, hay variantes en función de gustos. Para que se puedan ambientar, les dejamos una receta sencilla para disfrutar de este manjar de Cuaresma.


Las rebanadas de pan deben ser cortadas de un grosor no superior a 2 cm, se vierten sobre leche (puede ser SIN LACTOSA) caliente que posee azúcar y canela hasta que se remojan suficientemente, posteriormente se rebozan en huevo batido o si lo prefiere en harina (de garbanzos) directamente y se vierten en aceite sobre una sartén muy caliente hasta que se dora el pan por ambos lados.

Hay otra versión que es en vez de freír, calentar en el horno para rebajar calorías del producto. Para esto es necesario colocar en una fuente, cubierta con papel de hornear. Precalentamos el horno durante 10 minutos a 200º C. Metemos nuestras torrijas en la parte de arriba con la temperatura a 240º C con la función grill o gratinadora durante unos 5 minutos. En cuanto estén doraditas por arriba ya se pueden sacar a una fuente

Posteriormente es remojada en vino blanco o dulce, a veces se le añade algún licor como anís y se empapa en un almíbar elaborado con agua y miel. O si lo desea, lo baña en chocolate, quedando una receta menos vista pero con mucha aceptación.



La Torrija 
Este dulce tradicional de cuaresma que consiste en una rebanada de pan (habitualmente duro, de varios días) empapada en leche y, tras ser rebozada en huevo, frita en una sartén con aceite.

Luego, según gustos y recetas, se aromatiza con ingredientes como canela o algún licor, y se endulza con miel o azúcar.

 De origen humilde, buscaba antaño saturar pronto para evitar caer en la tentación de probar algún plato de carne, como se sabe, alimento al que hay que guardar abstinencia durante la cuaresma.Una teoría acerca de su origen es que nacieron a finales del siglo XV en los conventos de Andalucía para aprovechar el pan que sobraba.

Su gusto y su fácil elaboración hizo que se extendiera rápidamente.

Una curiosidad es el truco inexplicable de añadir un clavo metálico ya que detiene la generación de espuma debido a la fritura del huevo y de la leche. En la actualidad se elaboran variedades vegetarianas que sustituyen la leche de vaca por leche de soja y los huevos por harinas de garbanzo, soja u otras leguminosas.



Ingredientes para Torrijas al horno con azúcar y canela

  • 1 barra de pan del día anterior o una barra específica para torrijas (de venta en casi todas las pastelerías). La de esta receta tenía la escandalera de 55 cm.
  • Para la leche aromatizada: 1 l. y medio de leche (puede ser desnatada)
  • 1 vaina de vainilla "La mexica"
  • La cáscara de un limón y una naranja
  • 3 cucharadas de azúcar (podéis sustituirlas por edulcorante)
  • Rebozado: 4 huevos grandes
  • Opcional: 5 cucharadas de azúcar, 1 cucharadita de canela molida y 1/4 vaso de agua (para el jarabe o almibar)

Comentarios

Entradas populares de este blog

El curioso relato de JJ Benítez sobre la Virgen de Fátima de Barbate

Fernando Corrales pregonará al Cargador

Cuadrilla de Costaleros de la Oración en el Huerto