El año del bordado


-->
La próxima Semana Santa de Barbate que ya se puede decir que se empieza a vivir con intensidad, tendrá entre otros alicientes el estrenos de varios elementos simbólicos en las diferentes hermandades y cofradías.


Candelería, candelabros, ciriales… al margen de estos elementos, hoy nos centraremos en los bordados. Tras el Concilio de Trento celebrado a mitad del siglo XVI, se decidió promulgar un culto a las imágenes que representan la Pasión de Cristo. Esto no solo se ve en la formación de los cortejos, donde se utilizaba principalmente la cruz como símbolo de fe, sino también en la manera de vestir y adornar las citadas imágenes. Así van apareciendo los bordados, como símbolo inequívoco de divinidad.

El bordado es un arte que consiste en la ornamentacion por medio de hebras textiles, de una superficie flexible, generalmente una tela. El bordado de oro es un tipo de bordado que utiliza hebras de oro (o en menor medida, plata), que se realiza generalmente sobre paño, terciopelo o seda. Sobre un tafetán forrado con lienzo fuerte se dibuja el boceto y se hilvana a la tela que se va a bordar.

 

En Barbate, son muchos los elementos patrimoniales que se hayan en poder de las Hermandades y Cofradías. Algunos con bastantes años de historia y otros, por desgracias, que se han ido perdiendo con el tiempo, quizás por una conservación deficiente. En los últimos años han aparecido en las nuevas adquisiciones dos tipos de bordados como son el brocado y el sistema de apliques, manteniéndose en algunos casos el conocido como bordado de realce.

En el muncipio están trabajando actualmente dos talleres, el de la cofradía del Ecce Homo y el conjunto formado por las cofradías del Huerto y del Amor. Las tres corporaciones religiosas presentan estrenos en este sentido para este año.




En el caso del Ecce Homo, una vez terminadas las bambalinas delanteras y traseras del palio, se han puesto manos a la obra para realizar dos actuaciones principales. Una primera que se ha encargado de realizar el guion de la Banda de Música de la Salud y otra actuación encaminada a crear y bordar la clámide que lucirá el Señor del Ecce Homo el próximo Lunes Santo.

Esta última se trata de una clámide tipo manto o capa en terciopelo de seda púrpura forrada en seda ocre. Las vistas frontales y laterales se encuentran bordadas por una corona de espinas de la que nacen flores de pasión y otros motivos vegetales.

Esta nueva pieza ha sido diseñada por el vestidor de la Hermandad Don Ivan Aragón y ejecutada por el taller de la Hermandad que dirige Doña Carmen María González. Ha sido confeccionada mediante la técnica conocida como de aplicación con tisú en varios tonos y cordonería, canutillos y lentejuelas en oro entrefino.

Donada a la Cofradía por un grupo de hermanos, viene a enriquecer nuestro patrimonio y a la vez a alcanzar un anhelo muy deseado siendo la primera clámide de estas características que portará el Señor de San José que estrenará también un broche con el anagrama “JHS” en metal sobredorado.


Banderín bordado de San Juan 

En diciembre del pasado año, se bendecía un banderín dedicado al Grupo Joven de la Hermandad del Ardero, el cuál ha sido confeccionado por D. José Granero Malia, bordador barbateño. La insignia luce un retrato de San Juan Evangelista realizada por D. Daniel López Correa y cuyo mástil ha sido elaborado en los Talleres de Juan Angulo, en Lucena (Córdoba). La técnica empleada es la del bordado tradicional en oro entrefino (habrá ampliación de información)


Por su parte, desde los talleres del Amor y el Huerto, se ha puesto en marcha la ejecución de dos sayas para las titulares de sendas hermandades. Ambas prendas están diseñadas por el vestidor Eusebio Romero Ibáñez. (Aquí más info)

No obstante, no podemos dejar pasar la oportunidad para recordar otros bordados que forman parte del patrimonio de cada cofradía, como es el caso del manto de la Dolorosa y su paloma o el de la Soledad. Las túnicas de Ardero y Medinaceli, destacando del último una bordada casi al completo.

Al margen de esto, son muchos más, máxime en las figuras marianas con tocados, sayas, fajines y mantos. Todo ello, elementos patrimoniales que hacen hermosa la Semana Santa de Barbate y que no hay que olvidar lo que simbolizan. Desde aquí animamos a dar a conocer estos elementos –bien mediante una exposición, bien con un museo permanente- para poner el valor el citado patrimonio de las hermandades y, por ende, del municipio barbateño.












Comentarios

Entradas populares de este blog

Las Cruces de Mayo llenan de colorido el Casco Antiguo

Detalle por el pequeño Gabriel en la procesión de Cristo Rey

La Fátima deja su barriada para rendirle culto en San José