Vía Crucis, según Barbate. Pregón Semana Santa 2018


A continuación le dejamos un extracto del Pregón de Luis Rossi en la que realiza una Vía Crucis con siete estaciones correspondientes a los Cristos de la Pasión del municipio barbateño:

-->

La Pasión que rezamos en catorce estaciones, pero que de Lunes a Domingo de catorce versículos, se reducen a siete en nuestro pueblo:


Prefacio
Languidece el tiempo, grita el silencio,
atormentado entre reminiscencias
desgranando sus versos por sentencias,
la Pasión se hace un rezo que presencio.
Nace le melodía en cada palabra
y verdeando los suelos herbarios,
despachando azul como relicario,
espero que un joyero de fe se abra.
Como un sueño revivido por años,
endecasílabos, versos inquietos,
estaciones, solo en siete peldaños.
Sagradas escrituras por completo
que se leen por versículos tamaños
De un vía crucis esculpido en sonetos.

I
Olivos que adonizan el romero[1],
romero que siembra el pavimento,
por Padre Castrillón un sentimiento:
Aparta este cáliz, si en él no muero.
No es verdad que el manto de tus pinares
son tan verdes como un amor experto,
que la sangre emana como si del puerto
fluyera con la fuerza de tus mares.

Si tus discípulos no pueden verte
que te levanten los que con acierto,
elevan súplicas de un pueblo inerte.
Que beban de tu cáliz los despiertos,
cuatro faroles testigos de muerte,
los que rezan la Oración en el Huerto.

II
Con las manos cruzadas, maniatado
cincelando el parque su canastilla
jazmines, claveles y buganvillas,
promesa colmada por desdichados.
¿De cuántas cosas a ti se te acusan?
¿Eres quizás el rey de los judíos,
cuando por As de Guía el sendero ahúsan
y por Real suena el recuerdo en un quejío?
Taciturno, sentenciado, cautivo
de tu sueño apresado y rescatado,
un rezo que es caldo de cultivo
del pópulo que ya te ha condenado.
Olvidando que al arder tu fuego vivo 
Barbate entero ya está perdonado.


III
Vestido de púrpura ante sus súbditos
un monarca se corona en su púlpito,
no es soberano de este mundo impúdico,
pero gobierna con un corazón único. 
Látigo que son las cuentas del alma.
Látigo de los blasfemos que te atentan.
Látigo, cada hijo muerto en tus palmas
Látigo, que en Cervantes te presentan.
Pilatos abre paso con su indolencia,
un soldado que amenaza con aplomo,
procuran traiciones que son sentencias:
¿Rex Iudaerum, nosotros qué somos? 
Que la gubia de tu frente eminencia
quien reina más en la tierra: Ecce Homo.

IV
Camina, camina Ardero, camina,
eres patrón del Barbate pesquero
floreciendo tu camino el primero
como un niño que en un vientre germina
Navegas por las calles del recuerdo.
Cuerpo transido, cansado del llanto. 
Suspiro perpetuo de los no cuerdos 
Ardor penitente del Jueves Santo.

Memoria, tres templos que has conocido.
Senda, que hace camino al ser sendero.
Gólgota, peso del dolor sufrido.
Pasión, dolor y rezo costalero.
Historia, siglo de Humildad vivido.
Leyenda: cuando te llaman Ardero... 

V
Las nubes descubren la madrugada,
como los hijos que pierden su vida,
Jesús busca a su madre con miradas,
un infinito viaje solo de ida.
Vigilantes que no enturbie la paz,
madero que impones con tu entereza,
guarden silencio que el esparto reza,
rachear que sube oculto en un negro antifaz.
Si no hubiera farolas encendías
se iluminaría de amor tu talla,
porque la claridad que irradiarías
señala que aunque mil espinas haya
a tu pueblo nunca abandonarías.
Y eso, Amor, ni el silencio lo calla.


VI
Un sepelio lúgubre y penitente,
incesante llanto de campanas,
lágrimas madreras que peinan canas,
solitario cuerpo de amor yacente.
Dispensario fúnebre de sentimiento,
cuando ya todo acaba, todo empieza,
cuando el sol se va, la luna es belleza,
cortejo en tránsito el último aliento.
Reclamó José a Pilatos su cuerpo
Y en San José reclaman su destierro
con una sábana descendió el templo
cayendo por Pío XII un río negro
para en San Paulino encontrar silencio,
la fe, muere y nace en el Santo Entierro.

VII
Cantos de domingo y al tercer día
un tiempo que se consume en el suelo.
Y mientras el sepulcro se vacía,
el templo se va erigiendo en el cielo.
Perpetuando en las palmas cicatrizan
las llagas de nuestros viejos ancestros,
recordando que son nuestros maestros
aquellos que la pasión fervorizan.

Blanca pureza, broche a siete días
vuelos de palomas de salvación.
Baja a la avenida con alegría
el sentido puro de la pasión
comunicando a la feligresía
que solo queda la Resurrección.

Invocación final
Aparta ya esta Oración de mi vera
pero sea lo que tu voluntad quiera.
De tez morena un reo va callado,
la promesa nunca lo ha abandonado.
Si en la oscura cuesta soñando esperas
su caña es cetro y espinas montera.
Camina despacio que va cargando
la cruz del Barbate antiguo y sagrado.
El Amor expirando beso a beso,
erigiéndose la cruz con respeto.
Jesús yace dormido en un sepelio
escoltado por ángeles tétricos,
antes de subir al descanso eterno
obrándose el milagro por completo.

Así vive este rincón su propio sueño
el Vía Crucis de Cristo hecho sonetos.
Siete estaciones con las que interpreto
La Pasión, según el pueblo barbateño.



[1] Suena la marcha “Lácrimas” de Jorge Águila Ordóñez, interpretada por la AM  Lágrimas de Dolores de San Fernando.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Crespón negro en señal de duelo por el ex vicepresidente del Consejo